URUGUAY DERROTA A MARLBORO

El fallo, emitido por el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), una institución del Banco Mundial con sede en Washington, fue una bofetada para la industria internacional del tabaco. Philip Morris, fabricante, entre otras marcas, de Marlboro, había exigido del Estado uruguayo 25 millones de dólares de indemnización.

El CIADI debió sopesar una serie de cuestiones jurídicas internacionales relativas a inversiones. Philip Morris había recurrido al centro arbitral contra dos medidas del Gobierno uruguayo, que en 2009 aprobó las regulaciones antitabaco más severas del mundo en ese momento.

Por un lado pasó a ser obligatorio que el 80 por ciento de la superficie de las cajetillas de cigarrillos mostraran fotos chocantes sobre los efectos del tabaquismo. Además se prohibió la denominación “light” en los cigarrillos, por “sugerir que producen menos daño a quien los fuma”.

Philip Morris presentó una demanda ante juzgados uruguayos, sin éxito. En 2010 se dirigió al centro de arbitraje en Washington. Como base para la demanda, la tabacalera recurrió a un Acuerdo de Protección de Inversiones entre Uruguay y Suiza, de 1988. El CIADI tenía competencias ya que ambos países lo habían reconocido como árbitro en caso de litigio y Philip Morris tiene su sede central en Lausana, Suiza.

Una especie de expropiación

La tabacalera argumentó que la campaña antitabaquismo en Uruguay había sido una especie de “expropiación”, porque sus marcas prácticamente había dejado de tener valor: una argumentación novedosa, ya que generalmente se demanda a los Estados por expropiaciones directas.

Com DW

Seja o Primeiro a comentar on "URUGUAY DERROTA A MARLBORO"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*