MÁS INDICIOS CONTRA CASANELLO Y GILS CARBÓ POR ENCUBRIR A CRISTINA

Con un incendiario escrito que reorientaba su estrategia defensiva, Lázaro Baéz acusó la semana pasada al juez Casanello –cuya recusación amplió con ese texto–, a la procuradora Alejandra Gils Carbó, a los fiscales de la PROCELAC Carlos Gonella y Omar Orsi, y al ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, de haber colaborado con un supuesto “encubrimiento agravado” de Cristina Kirchner en la causa que investiga de “la ruta del dinero K”. Según Báez, todos ellos habrían intervenido rápida y coordinadamente en el inicio del expediente, para que el caso se orientara a una pesquisa por lavado de activos fruto de evasión fiscal y se mantuviera lejos del peligroso vínculo entre los sobreprecios en la obra pública y las finanzas de Báez y la familia Kirchner.

Aquella acusación encontró ahora dos nuevos indicios sobre los cuales apoyarse. Ambos están en otra causa que investiga el juez Marcelo Martínez de Giorgi, y se refieren a un supuesto “operativo rescate” de Gonella y Orsi, los dos fiscales antilavado que apenas estalló el escándalo de “la ruta del dinero K” en el programa de Periodismo Para Todos de Jorge Lanata –en abril de 2013– intervinieron en el requerimiento que iniciaba la investigación judicial, circunscribiendo el asunto a las andanzas de Leonardo Fariña y Federico Elaskar, dos personajes claramente secundarios en la historia que apuntaba a Báez y a los Kirchner.

Repasemos: tras su regreso del exterior, donde lo encontró la noticia, el fiscal a quien le tocaba el caso, Guillermo Marijuan, rectificó aquella acusación, y denunció a Gonella y Orsi, dos personas de la más absoluta confianza de la procuradora Alejandra Gils Carbó.

En esa causa, entre otros testigos, fue citado a uno de los prosecretarios de Marijuan, Carlos Alberto Vasser. El funcionario declaró el 4 de septiembre de 2013, diciendo que el 18 de abril de ese año, cuando en la fiscalía trabajaban en el reqerimiento de instrucción sobre el escándalo del que hablaba todo el país, se presentaron Gonella, Orsi y el reemplazante de Marijuan por esos días, Ramiro González. Vasser contó que los funcionarios de la PROCELAC llevaron unos reportes de operaciones sospechosas que la Unidad de Investigación Financiera (UIF) tenía contra Fariña y Elaskar, quienes en otros programas televisivos se habían desdicho de lo que habían declarado para las cámaras de Jorge Lanata. Como todo era confuso, la acusación sólo se concentró en el financista y el valijero.

En síntesis: Vasser se excusó de responsabilidades por haber dejado a un lado a Lázaro Báez. “La PROCELAC intervino en esas actuaciones”, declaró. Pero el 2 de diciembre de 2014 se presentó a declarar otra vez, para aclarar que en aquella oportunidad “los doctores Gonella y Orsi no impartieron ningún tipo de directiva”,y que si en su declaración anterior se leía otra cosa se debía que “tal vez existió un error de redacción, y por ende de concepto”.

¿Qué pudo haber causado semejante volantazo? Según la defensa de Báez, al sorpresivo nombramiento de Vasser como fiscal, tras haber ganado el concurso 71. Tan extraño fue su triunfo que otra de las concursantes, Mariana Tetamanti, lo denunció públicamente. Los abogados no dejan lejos de las sospechas a Marijuan, por su posible apoyo a su colaborador. A cambio, debía aliviar la situación de Gonella y Orsi, que tanto preocupaba a su jefa Gils Carbó y al juez Casanello, cuya actuación también era cuestionada. “Ellos fueron la primera avanzada para dejar afuera a Cristina”, dicen. No resultó: Martínez de Giorgi procesó y embargó a ambos fiscales.

En su juzgado también hay otras pruebas que ahora podrían volverse improtantes: un llamado de Gonella a Gils Carbó en esos días clave, y dos extrañas llamadas de la procuradora a la Secretaría Legal y Técnica de Carlos Zannini, y a Presidencia de la Nación

Com Clarin

Seja o Primeiro a comentar on "MÁS INDICIOS CONTRA CASANELLO Y GILS CARBÓ POR ENCUBRIR A CRISTINA"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*