LA GRAN FARSA: LULA E LUGO

Aquellas promesas de reconquistar la soberanía energética que hizo Fernando Lugo en 2009 cuando ejerció el Gobierno, se está desnudando. Los ingresos triplicados por cesión de energía no fueron tales. Varios analistas de las notas reversales firmadas por Lugo y Lula da Silva solo beneficiaron al monstruo Eletrobras y varios funcionarios –Lula y Dilma Rousseff entre ellos- con procesos judiciales por enriquecimiento ilícito. La cuenta la seguirá pagando Paraguay; como también se cargará la cuenta de las torres 500kV que supuestamente debía pagar Brasil.

Podemos decir que hemos avanzado un paso hacia la efectiva recuperación de la energía paraguaya, controlar nuestros recursos naturales y llegar al desarrollo nacional” indicó Fernando Lugo en diciembre de 2010 al iniciarse la aceleración de negociaciones con Brasil por el aumento del precio de cesión de la energía que Paraguay no usa.

El 11 de mayo 2011 se publicaba que el Congreso brasileño aprobó triplicar el pago por la cesión de energía excedente que corresponde a Paraguay.

Al final esto sirvió solo para enriquecer aun más a unas pocas personas, todas cercanas al poder de entonces. El aumento de la compensación por la energía paraguaya cedida al Brasil, y la construcción de una línea de transmisión de 500 kV, que nunca formó parte de los reclamos paraguayos, al final no fueron tales, o al menos no para beneficio de los paraguayos, pero tampoco para el usuario brasileño.

Lugo, Canese, Balmelli, Lacognata, Lara Castro, González y demás deudos entregaron de la peor manera nuestra soberanía energética, aceptando espejitos made in Brazil a cambio de migajas”, apuntó Pozzo.

El principal punto del acuerdo, firmado en el 2009, con relación a la Itaipú se refiere al aumento de la compensación por la cesión de energía paraguaya al Brasil. La suma trepó de US$ 120 millones a US$ 360 millones, que no significa que nuestro país haya recuperado su soberanía energética. De acuerdo a los cálculos, con la energía que Paraguay deja de usar en la Entidad y que se llevan los brasileños, se pueden recaudar por año entre US$ 1.500 millones y US$ 1.900 millones de dólares”.

Buena parte del sector político de entonces celebró el “logro” que aprobó el Congreso brasileño que a criterio del exmilitar Juan Antonio Pozzo, analista de este proceso, “se debe replantear el primer punto de la Declaración del 25 de julio de 2009 firmada entre los expresidentes Lugo y Lula Da Silva y que tiene relación con la libre disponibilidad de la energía paraguaya aprovechada por la Eletrobras por una irrisoria compensación pagada por el Tesoro brasileño”.

Recordó Pozzo que el doctor Gustavo de Gasperi dijo en un debate que Lugo, con el acuerdo del 25 de julio, “dejó los derechos del Paraguay en una canasta de basura”.

Lula e Itamaraty, se aprovecharon sin dudas de la ingenuidad y de la falta de firmeza del presidente Lugo, actitud que le granjeó, y sobre eso tampoco quedan dudas, la desconfianza de todo un pueblo.

ENCUENTRO DE LA CORRUPCIÓN

El encuentro de la corrupción, es decir, entre Lugo y Lula, quienes celebrarán el acuerdo engañoso del 2009, se celebrará mañana, a las 17:00, en el salón Costa del Lago de Ciudad del Este, según la invitación difundida por el expresidente paraguayo.

ELETROBRAS, LA GRAN BENEFICIADA

La declaración de 2009, firmada entre los presidentes Fernando Lugo e Inacio Lula da Silva terminó beneficiando a Eletrobras para disponer de la energía paraguaya con una compensación irrisoria.

Destaca el exmilitar Juan Antonio Pozzo que “es urgente, que la ANDE la pueda comercializar en el mercado brasileño a un precio justo y en trato directo con las empresas brasileñas consumidoras de electricidad”.

Destacó que el doctor Gustavo de Gásperi pide al Gobierno como responsable de las relaciones exteriores del país, replantear el primer punto de la Declaración del 25 de julio de 2009 entre los presidentes Lugo y Lula Da Silva. El pedido tiene relación con la libre disponibilidad de la energía paraguaya aprovechada por la Eletrobrás por migajas.

Pozzo apunta que no existen beneficios para Paraguay, porque el dinero que supuestamente triplicó los ingresos por cesión de energía; “sin embargo Brasil logró imponer dividir una deuda a partes iguales, sin tener en cuenta que Brasil se lleva casi el 90% de energía”.

La multinacional brasileña, sospechada de corrupción y demandada por sus accionistas norteamericanos, continuará cobrando hasta el 2023 una deuda inflada por sus gestores con la complicidad de antipatriotas negociadores paraguayos. Según la Comisión de Entes Binacionales Hidroeléctricos de la Cancillería y el economista Jeffrey Sachs, el pasivo de Itaipú con la Eletrobrás ya fue suficientemente honrado.

Com ADN Digital

Seja o Primeiro a comentar on "LA GRAN FARSA: LULA E LUGO"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*