JUAN GRABOIS SALTÓ A LAS FILAS K, PERO EN EL ENTORNO DE CRISTINA YA LO CRUZAN

De Vido le contestó desde la cárcel. También tiene roces con La Cámpora

Juan Grabois, el combativo dirigente social que es muy cercano al Papa Francisco, recién desembarcado en el kirchnerismo sigue convulsionando al entorno íntimo de Cristina Kirchner con su alquímica propuesta de que la ex presidenta vuelva al poder “con su coraje y convicción, pero sin los corruptos y los hipócritas”. Ese fue su mensaje hace una semana, en la presentación del Frente Patria Grande en Mar del Plata. Cristina avaló ese acto con un video pero después “me puteó por mi discurso”, contó Grabois a los suyos, como dio cuenta Clarín este viernes.

Grabois no sólo fue destinatario de insultos en redes sociales de militantes de La Cámpora, a tono con la jefa que los entronizó cuando tenían el poder del Estado. La polémica siguió con Julio de Vido, quien desde la cárcel -donde está preso por corrupción- le replicó con una carta furibunda: lo trató de “ortiva” y le pidió irónico que hablara con “los arrepentidos de (el fiscal) Stornelli, que son de su misma calaña”.

El ex todopoderoso ministro de Néstor y Cristina Kirchner sostuvo que no iba a nombrar a Grabois “porque me da asco” y “ya tiene muchísima promoción en todos los medios” por el mensaje “seudo-moralista que emite en forma permanente”. Afirmó que él está preso “por causas truchas y armas de supuesta corrupción, impulsadas, seguidas y carpeteadas por Macri”, y reclamó a Grabois “que diga e indique con nombre y apellido a qué corruptos se refiere así cada uno podrá defender su buen nombre y honor –si es que a nosotros se refiere-, ante la justicia , demandándolo como corresponde”.

De Vido tituló su mensaje “Atento y Vigilante” por la consigna que lanzó Perón en 1955, tiempos del bombardeo naval a Plaza de Mayo, previo a su derrocamiento. Con tintes épicos De Vido buscó inscribirse en esa línea histórica, evocó la Resistencia Peronista y recordó que Perón habló después de los que en esta etapa habían estado más “vigilantes que atentos”.

“Esta apreciación que hizo Perón, le cabe a Ud. y a sus cobardes acusaciones milimétricamente cuando estamos encarcelados y nuestras familias son perseguidas. Popularmente a su actitud se la define de una sola manera: ortiva”, le espetó a Grabois. Y agregó desafiante: “Si quiere verme para que aclaremos lo que aquí le digo, lo espero en la UPF Nro. 2 Marcos Paz – Modulo 5 Pabellón 7, celda 5702, aquí encontrara un militante orgulloso de ser peronista, con nuestras virtudes y nuestros defectos, pero que jamás ortivó a ningún compañero”.

Hace menos de un mes De Vido fue condenado a 5 años y 8 meses de prisión por administración fraudulenta en la causa “Once II”, la tragedia que acabó con 52 personas muertas en la estación Once.

La respuesta de Grabois no tardó en llegar. Desde su cuenta de tuiter lanzó al ex ministro: “Ni yo soy vigilante ni vos un héroe de la resistencia peronista. Somos millones los que queremos que CFK vuelva pero sin los corruptos. A quien le quepa el sayo, que se lo ponga; y el que no, que tenga dignidad y no debilite al campo popular”. En el universo Grabois la ex presidenta queda así fuera de esos hechos reprochados a los jerarcas de su gobierno, pese a que la ex mandataria está procesada en dos causas de corrupción (cuadernos de las coimas; direccionamiento de la obra pública) y en otras dos por lavado de activos (Hotesur; Los Sauces).

El debut de Grabois y los suyos buscando la “unidad contra el neoliberalismo”, alzando la candidatura de Cristina, no pareció de esta manera sumar a su cometido. Grabois -máximo referente de la organización social CTEP- había irritado también al camporismo al decir que “si se ponen a cantar ‘soy soldado de Cristina me paro y me voy’”, se juntó con Sergio Massa, y dijo que si es para “derrotar” a Macri no tendría problemas en sentarse con el salteño Juan Manuel Urtubey, un peronista conservador que aparece en las antípodas de lo que supuestamente expresa el Frente neokirchnerista lanzado en Mar del Plata junto a dirigentes como Itaí Hagman, la abogada Elizabeth Gómez Alcorta o Cecilia Checha Merchán. Esta última diputada del Parlasur, también se metió en la polémica por la corrupción de los años K pero buscando calmar las aguas agitadas. En una carta que publicó en su facebook advirtió del “riesgo de permitir que se instale a las derechas como adalides de la lucha contra la corrupción” y haciendo equilibrio, sostuvo que “quienes rechazan violentamente cualquier crítica o reflexión al respecto flaco favor le hacen al campo nacional y popular”. Sin embargo, igual que Grabois, Merchán no cuenta las causas contra la ex presidenta: rechaza la “persecución” contra Cristina en la explicación de que buscarían proscribirla “como a Lula en Brasil”.

(Com Clarín)

Seja o Primeiro a comentar on "JUAN GRABOIS SALTÓ A LAS FILAS K, PERO EN EL ENTORNO DE CRISTINA YA LO CRUZAN"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*