EL PERONISTA PEROTTI LE ARREBATÓ SANTA FE AL GOBIERNO SOCIALISTA

Es la primera elección provincial del año en la que resulta derrotado el oficialismo local; el frente liderado por el PS gobernaba sin interrupción desde 2007

Omar Perotti, del frente Juntos, se transformó en el primer candidato opositor del peronismo en ganar una gobernación, al vencer al socialista Antonio Bonfatti en Santa Fe, una provincia donde la polarización de la elección dejó lejos, en tercer lugar, al postulante de Cambiemos, José Corral.

Así, después de 12 años, cuando, en 2007, Hermes Binner rompió 24 años de hegemonía del PJ, el peronismo volverá al poder en Santa Fe con Perotti, un candidato que logró que 14 sectores internos, incluida Unidad Ciudadana, se encolumnaran tras la figura de un dirigente moderado, de un perfil clásico y conservador, nacido en Rafaela, donde fue un hombre cercano al exgobernador Carlos Reutemann.

Pasadas las 23.30, en Rafaela, su ciudad natal y donde fue intendente, Perotti dio su primer discurso con el traje de gobernador, acompañado de su compañera de fórmula, Alejandra Rodenas. El gobernador electo prefirió quedarse en esa localidad del oeste santafesino y no participar de los festejos, cargados del folklore peronista, en la sede del Partido Justicialista de Santa Fe.

En su primer discurso se enfocó en dos temas que priorizó en la campaña electoral que lo llevó a la victoria. La seguridad y el tema productivo. “No hay seguridad posible en nuestros chicos si el futuro es el delito”, aseguró, y enfatizó que “el Estado no se debería haber retirado de los barrios”.

El desafío de Perotti era blindar en ese espacio político la mayor cantidad de votos de los 239.107 sufragios que obtuvo el 28 de abril su competidora en la interna María Eugenia Bielsa. Si conseguía ese objetivo, era complicado que Bonfatti pudiera superarlo. Rosario le dio otra vez la espalda a Bonfatti y dejó de ser el bastión histórico del socialismo, ante un peronismo que se mostró compacto y que estaba cabeza a cabeza en la elección a intendente.

Perotti evitó en todo momento en la campaña referirse a los reacomodamientos del peronismo a nivel nacional, con la sorpresa del binomio Fernández y la decisión de Miguel Pichetto, exjefe de bloque del senador rafaelino, de transformarse en el compañero de fórmula de Mauricio Macri.

El rafaelino prefirió mantenerse al margen y en silencio para evitar cualquier chispazo en la complejidad interna del frente Juntos en Santa Fe, donde confluyen 14 sectores del peronismo. En el armado del gabinete de Perotti empezará a demostrar si los acuerdos se mantienen por fuera del plano electoral.

Por primera vez desde hace décadas, el peronismo protagonizó una campaña bajo el paraguas de la unidad, con la estrategia de alambrar Santa Fe, donde esta elección estaba al tope de las prioridades, a pesar de que Perotti no es un líder carismático que entusiasme a sectores cercanos al kirchnerismo, que no terminan de digerir su figura.

La seguridad

El rafaelino apuntó a lo seguro en la campaña, a exponer que el problema de la seguridad era la prioridad con el eslogan “Paz y orden”. Con dos palabras, Perotti buscó sintetizar el abordaje de ese tema acompañado con la idea de que él conducirá la policía.

Perotti no tuvo necesidad de profundizar en ese eslogan y diagnóstico. Ahora deberá buscar respuestas frente a una narcocriminalidad cada vez más compleja y con una policía que necesita ser sometida a una reforma para despojarla de enclaves estructurales de corrupción, que cada semana envuelven en un escándalo a la actual gestión de Miguel Lifschitz. A las 21.45, Bonfatti reconoció la derrota, cuando se habían escrutado el 67 por ciento de las mesas. “Somos respetuosos de la voluntad popular y felicitamos al candidato” del frente Juntos. “La vida continúa a corazón y a pulmón”, afirmó el exgobernador.

(Com La Nacion)

Seja o Primeiro a comentar on "EL PERONISTA PEROTTI LE ARREBATÓ SANTA FE AL GOBIERNO SOCIALISTA"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*