El kirchnerismo exige terminar el conteo de votos en Buenos Aires para saber si ganó

Las elecciones que definen listas para el comicio legislativo de octubre próximo en Argentina comenzaron el domingo pero aún no terminaron. El conteo de votos que se extendió hasta después de las cuatro de la madrugada no hizo más que ilustrar un nuevo capítulo de la grieta que separa al macrismo del kirchnerismo. Resta contabilizar unos 300.000 votos que, según ambos frentes, pertenecen a mesas con mayoría de votantes peronistas. El distrito en cuestión es la provincia de Buenos Aires. Su gobernadora, María Eugenia Vidal, se defendió de las críticas que se escucharon en la madrugada y contraatacó: “Quienes forman parte del kirchnerismo y no votaron el voto electrónico le deben una explicación a la sociedad”. El radical Leopoldo Moreau, quien integra la lista de Unidad Ciudadana, le respondió: “Retuvieron los datos que le daban el triunfo a Cristina Fernández”. A pesar de que sólo se trata de una primaria que no define nada, el conteo definitivo de votos comenzará a mediados de esta semana y durará 15 días.

Cerca de las cuatro de la mañana del lunes, se definió una jornada electoral en la que nadie sabe quien ganó en Buenos Aires. Ya sin catering y con el DJ repitiendo canciones, el búnker que el kirchnerismo montó en el microestadio de Arsenal de Sarandí explotó por la salida de su principal candidata a senadora, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La esperada salida de “la jefa”, como le dicen sus partidarios, se demoró hasta esa hora porque la demora en el conteo oficial. Sin embargo, hubo un hecho que terminó con la espera. “Hemos ganado”, dijo la exmandataria, a pesar de que los televisores instalados en el lugar dieran cuenta de que Bullrich le llevaba una diferencia de 0,08%, o sea, apenas 6.771 votos en el terreno que peleaban.

Como suele suceder en cada elección, no alcanza el domingo para contar los votos de la provincia de Buenos Aires, un territorio con más de 16 millones de habitantes. A lo largo de la noche, la diferencia que arrancó en seis puntos Bullrich fue achicándose a favor de Fernández de Kirchner, hasta que, por alguna razón, la conteo oficial se detuvo la cuenta cuando faltaba escrutar el 4% de los votos.

“Pasadas casi 24 horas del acto electoral no se conocen los resultados del principal distrito del país y esto ocurre en un gobierno que por primera vez tiene la responsabilidad de supervisar un acto que ha terminado con este enchastre. Alrededor de 1.500 mesas de la provincia no han sido incorporadas al escrutinio provisorio”, denunció Moreau en una rueda de prensa realizada este lunes. “La incidencia de lo no cargado claramente revierte el resultado fijado a las 5 de la mañana”, completó el apoderado del partido, Gerónimo Ustarroz, quien no especificó de cuanto sería la diferencia en favor de Kirchner.

“La democracia fue manipulada para obtener un resultado publicitario. Para montar un show publicitario. Al final no pudieron sostener la mentira y decidieron arbitrariamente y sin que se conozcan las razones paralizar definitivamente la carga y dejar afuera 1.500 mesas, alrededor de 300.000 votos, de los cómputos, lo que no tiene precedentes”, aseguró Moreau, quien también denunció que “hay testimonios de empleados del correo a los que le dijeron que se retiren, que a partir de este momento (cerca de las 3.30) no tienen más trabajo”.

El titular de la Secretaría de Asuntos Políticos e Institucionales de la Nación, Adrián Pérez, dijo que “en la provincia de Buenos Aires, con el 96% de carga, hay un empate técnico: 34,19 Cambiemos y 34,11 Unidad Ciudadana. El escrutinio provisorio se terminó, no se van a cargar más mesas, quedará un 4% sin escrutar que se definirá en el escrutinio definitivo, es normal que ocurra”, aclaró y dejó un final abierto: “Puede ser que gane Cristina, puede ser que gane Bullrich”.

Más tarde, la fórmula de Cambiemos en provincia d Buenos Aires dio una rueda de prensa junto a la gobernadora Vidal, quien participó de toda la campaña junto a los candidatos. “Los mismos que se quejaban anoche de la demora en la carga, son los que no votaron en el Senado el voto electrónico”, lanzó Vidal y agregó que “quienes forman parte del kirchnerismo y no votaron el voto electrónico le deben una explicación a la sociedad”. La gobernadora también recordó que “no sucedió nada distinto a lo que sucedió en las dos PASOS anteriores de 2013 y 2015, cuando no gobernábamos nosotros, en el porcentaje de mesas cargadas y en los en horarios en que se terminó la carga”.

 

Com El País

Seja o Primeiro a comentar on "El kirchnerismo exige terminar el conteo de votos en Buenos Aires para saber si ganó"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*