EL GOBIERNO RECONOCE QUE LA TRANSICIÓN CON ALBERTO FERNÁNDEZ ESTÁ CONGELADA

Nada por ahora” fue la respuesta, lacónica y breve, del presidente Mauricio Macri cuando los periodistas acreditados en la Casa Rosada le preguntaron por la marcha de la transición entre su administración y el gobierno que comenzará a gestionar el 10 de diciembre

Un rato después, luego de la reunión de gabinete, dos ministros del Gobierno reconocieron que el proceso de traspaso está virtualmente congelado, y que no hay contactos oficiales entre ambas administraciones, tres semanas antes de la asunción de Alberto Fernández como presidente.

“La transición se da si hay posibilidad de compatibilizar y de transmitir experiencias, si no, no hay transición […] y, bueno, si no se da, dejaremos los papeles arriba de la mesa”, dijo el ministro de Defensa, Oscar Aguad, en el diálogo posterior con los medios.

En el mismo sentido, el ministro de Justicia, Germán Garavano, definió como “ejemplar” el inicio de la transición, en el que incluyó “el muy buen discurso de Macri en la jornada de la derrota electoral”, el diálogo que Fernández y Macri tuvieron al día siguiente de las elecciones que determinaron el triunfo del Frente de Todos. Aunque reconoció que “hasta el día de hoy”, y a pesar de “charlas informales”, no se han identificado los “personas que van a llevar adelante esta transición” del kirchnerismo para esa tarea.

El propio Fernández dejó trascender, en los últimos días, que cree que no será “necesaria” la transición, ya que -sostienen a su lado- la mayoría de la documentación está disponible vía web

En una jornada de relativa calma -Macri se tomó un tiempo para fotografiarse con las integrantes de un centro de jubilados que llegaron a la Casa Rosada antes de reunirse con sus ministros- los funcionarios continuaron (dentro y fuera de Balcarce 50) con la tarea de “emprolijar” expedientes y dejar “todo listo” antes de dejar sus cargos.

Hay, con todo, cierta perplejidad por la demora en la presentación de las contrapartes en el proceso. Aguad dijo que “lo normal” es que “el gobierno que se va le transmita al que viene lo que queda pendiente y lo que se hizo, más allá de que haya un cambio de rumbo”. Sostuvo, además, que por “alguna razón que se desconoce” la transición no continuó.

Lejos de los micrófonos, varios ministros y secretarios coincidieron en que “no va a haber transición porque a Fernández le sirve decir que dejamos un desastre”. Alguno de ellos, además, arriesgó que “la propia Cristina [Kirchner] le prohibió a Fernández” más gestos de colaboración con el gobierno saliente, según afirmó a LA NACION un importante secretario de Estado, sin pruebas a la vista.

Divergencias

El propio Fernández dejó trascender, en los últimos días, que cree que no será “necesaria” la transición entre ambas gestiones, ya que -sostienen a su lado- la mayoría de la documentación está disponible vía web, por lo que el rol de los cuatro negociadores que designó en su momento -Eduardo “Wado” de Pedro, Vilma Ibarra, Gustavo Beliz y Santiago Cafiero- quedó virtualmente congelado. “Es indudable que hay una decisión de no intercambiar con este gobierno; más allá de cualquier elucubración, es un error táctico, porque la clave es conocer los problemas y cómo se resuelven”, interpretó un miembro del gabinete, en diálogo con LA NACION.

“Queremos ser civilizados, pero no nos dejan”, se quejaba ayer otro alto funcionario en la intimidad de su despacho. La incertidumbre abarca no solo la etapa previa, a cargo -en teoría- de los responsables entrantes y salientes de cada área, sino también al día del traspaso formal, aún incierto. “Eso es algo que van a definir los dos presidentes”, contestó Aguad en referencia a la ceremonia de traspaso.

Otra de las preocupaciones de Macri, la futura unidad de la coalición que hoy es gobierno y mañana oposición, mereció una mirada optimista de sus ministros.

“La coalición se va a mantener necesariamente unida por los intereses que representa”, dijo Aguad, aunque advirtió que “quien quiera no coincidir con esta unidad estaría sugiriendo dividir nuestro electorado, lo cual sería un suicidio político”, dijo Aguad, uno de los dirigentes que apoya al Presidente en su idea de tomar un rol protagónico en la etapa que viene. “El Presidente ejerce un liderazgo muy importante y, más allá de las discusiones por cargos, hay una coalición muy firme para defender valores”, agregó Garavano.

(Com La Nacion)

Seja o Primeiro a comentar on "EL GOBIERNO RECONOCE QUE LA TRANSICIÓN CON ALBERTO FERNÁNDEZ ESTÁ CONGELADA"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*