CRISTINA KIRCHNER, CERCA DEL “DOBLE BLINDAJE”

Si asume la vicepresidencia, solo podrá ser removida por el voto de los dos tercios de ambas cámaras

La eventual victoria electoral del Frente de Todos en octubre le daría a Cristina Kirchner un doble blindaje ante las causas judiciales que la tienen como protagonista, ya que como vicepresidenta la única forma de removerla del cargo sería el juicio político, proceso que exige el voto de los dos tercios de las dos cámaras legislativas.

Hasta ahora, la senadora está expuesta al desafuero en la Cámara alta, que demanda el voto de los dos tercios de los miembros del cuerpo. Sin embargo, a partir del 10 de diciembre, pasaría a ser miembro del Poder Ejecutivo y, por lo tanto, la única forma de sacarla del cargo sería el juicio político, previsto en los artículo 53 y 59 de la Constitución Nacional.

La vara, por lo tanto, será dos veces más exigente, ya que se necesitará mayoría agravada ya no en una sino en las dos cámaras legislativas, un escenario impensado si se tiene en cuenta que el kirchnerismo controlará más de 100 diputados y cerca de 40 senadores a partir de diciembre.

A esta situación habría que sumarle el probable enfriamiento que sufrirán las 13 causas que tienen a la expresidenta como protagonista, producto del cambio de vientos políticos.

Como si esto fuera poco, Cristina Kirchner podría gozar de un indulto presidencial en el hipotético y extraño caso de que llegara a ser condenada en segunda instancia ocupando la vicepresidencia.

Los antecedentes son lapidarios. Si bien se han presentado centenares de pedidos de juicio político, desde el regreso de la democracia, en 1983, ningún funcionario del gobierno fue removido del cargo por el voto del Congreso.

Los únicos antecedentes son los de los jueces de la Corte Suprema de Justicia Eduardo Moliné O’Connor (2003) y Antonio Boggiano (2005), ambos acusados de formar parte de la mayoría automática menemista.

Valga la paradoja, aquellos procesos fueron comandados con celo por Cristina Kirchner en su anterior paso por el Senado, durante la presidencia de Néstor Kirchner.

Como senadora, Cristina Kirchner ha gozado de la denominada “doctrina Menem”, que le permitió mantenerse en la banca a pesar de los pedidos de prisión preventiva y de desafuero planteados por el juez federal Claudio Bonadio.

Según esa doctrina, que tuvo en el rionegrino Miguel Pichetto su principal escudero, a pesar del duelo político que mantiene con la expresidenta, ningún legislador puede ser desaforado hasta que no obtenga sentencia judicial firme, lo cual recién se lograría si la condena fuera confirmada en la instancia de Casación.

No obstante, la expresidenta debió soportar que la Cámara alta aprobara, en agosto del año pasado, el pedido de allanamiento de su despacho y de sus viviendas particulares reclamado por Bonadio en la causa de los cuadernos de las coimas.

“Si gana Alberto Fernández, no hay posibilidad alguna de que Cristina pueda terminar en la cárcel por las causas en su contra”, se entusiasmó un diputado del Frente para la Victoria para el que los procesos en contra de la senadora son todos de índole política.

Desde el kirchnerismo relativizan el doble blindaje que protegerá a la líder del espacio en caso de llegar a la vicepresidencia. “A ella lo que único que le interesa es que se solucione la situación procesal de Florencia”, sostuvo un legislador que frecuenta las reuniones en el Instituto Patria.

Causas

Cristina Kirchner está acusada en 13 procesos judiciales, todos vinculados con causas de corrupción.

Hasta ahora, cinco causas han sido elevadas a juicio oral y solo comenzó la denominada Vialidad, en la cual la expresidenta debió sentarse en el banquillo de los acusados a escuchar las acusaciones en su contra.

Aún sin inicio del juicio oral, están las causas dólar futuro, memorándum con Irán, Los Sauces y Hotesur.

(Com La Nacion)

Seja o Primeiro a comentar on "CRISTINA KIRCHNER, CERCA DEL “DOBLE BLINDAJE”"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*