Crisis: ARGENTINA INICIA NEGOCIACIONES EN WASHINGTON PARA UN CRÉDITO DEL FMI

La crisis argentina da alas al peronismo. El rescate financiero pedido por Macri al FMI dispara la beligerancia opositora. El Gobierno ha evitado decir qué suma de dinero ha solicitado.

El peronismo ha vuelto. Poco a poco y tan dividido como siempre, pero el rescate al FMI pedido por Mauricio Macri le ha dado el oxígeno que necesitaba para reinventarse. No hay Gobierno en Argentina que resista una crisis económica, y el peronismo lo sabe. El debate por una nueva ley que regule el mercado de capitales, que terminó aprobándose, y otra que anule el aumento de las tarifas de los servicios públicos, aún en discusión, dio alas a la oposición para cargar contra Macri.

“Lo que desencadenó este plan B o C o D no es responsabilidad del Gobierno anterior, ni de la oposición, ni de la coyuntura internacional. Es responsabilidad de un mal plan económico”, gritó desde su banca de diputado el exministro de Economía de Cristina Fernández, Axel Kicillof. “Es notable cómo han chocado la calesita en dos años y medio”, dijo Agustín Rossi, jefe de la bancada kirchnerista.

Ese es el clima político que se respira en Argentina, donde el presidente Mauricio Macri parece haber perdido su estrella. El macrismo no tiene mayoría en ambas Cámaras del Congreso y cada paso que da lo obliga a complejas negociaciones políticas. Hasta ahora no tuvoo demasiados problemas, porque una oposición atomizada apenas pudo hacerle frente. La crisis del peronismo tras las derrotas en las presidenciales de 2015 y las legislativas del año pasado ayudaron mucho a Macri.

Los herederos del general Perón estuvieron hasta ahora divididos entre dialoguistas –aquellos que negocian punto por punto las leyes que el macrismo necesita- y kirchneristas, más radicales en el choque con la Casa Rosada. Pero la decisión de Macri de pedir un rescate al Fondo ha alterado, de un día para el otro, todo el escenario político argentino.

El macrismo estaba convencido de que tenía la reelección de su líder asegurada en 2019, todo un hito histórico para el primer presidente no peronista que puede terminar su mandato desde el regreso a la democracia, hace más de 40 años. Pero en Argentina no hay supervivencia posible si la crisis económica se profundiza. La mala imagen del FMI no ayuda en esa carrera.

El peronismo ha visto, entonces, que puede tener una oportunidad en las elecciones del año que viene. Al menor puede lograr, especulan, una segunda vuelta electoral que obligue a Macri a una larga campaña. Ayer se escucharon voces críticas al Presidente entre el peronismo no kirchnerista, más moderado, como el que representa el jefe de la bancada en el Senado.

Miguel Pichetto dijo a diario Clarín que el país puede estar a las puertas de una “colisión”. “No será ahora”, aclaró, “pero hay malas señales, hubo mucha mala praxis. Los argentinos tenemos mala memoria colectiva con el Fondo”. Desde el kircherismo, más duros en sus expresiones, tuvieron la palabra sus diputados más representativos, como Kicillof y Rossi. Cristina Fernández Kirchner (foto abajo), en cambio, se mantuvo en silencio, tal vez a la espera de que maduren los acontecimientos.

La compleja coyuntura económica despertó incluso de su letargo a la mayor central obrera del país, la CGT, enfrascada en peleas internas que la tienen al borde de la fractura. La dirigencia sindical, hoy en manos de un triunvirato, advirtió que el FMI “viene por los convenios colectivos de trabajo”, el paquete de normas que regula las relaciones entre empleados y empresas desde la década del 70, herencia del peronismo. Advirtió incluso que puede haber una huelga general, pero sin dar más detalles.

La CGT tiene mucho de qué quejarse: los sindicatos que negocian los aumentos salariales durante el inicio del año han cerrado acuerdos alrededor del 15%, en línea con la meta de inflación que se puso el Gobierno para 2018. Esa meta es ya imposible de alcanzar. Lo era antes de la corrida cambiaria, cuando el FMI ya pronosticaba 19% de inflación, y lo es mucho más ahora, cuando el dólar se ha disparado. Hay, por ahora, paz sindical, pero no durará mucho.

Mientras la espuma política crece, los mercados se mostraron ayer algo más calmos. El peso argentino no bajó frente al dólar, pero tampoco subió y se mantuvo cerca de los 23 pesos. La cuota de optimismo la dio la Bolsa, donde las acciones subieron casi 6%. Los mercados aplaudieron, mientras el peronismo espera agazapado.

Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) iniciaron ayer en Washington las negociaciones de cara al rescate solicitado por el gobierno Macri

El ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne (foto al lado), empezó este miércoles (09.05.2018) en Washington a negociar con las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo para afrontar la crisis por la abrupta depreciación del peso, aunque su encuentro con Christine Lagarde no tendrá lugar hasta mañana jueves.

Dujovne tiene hoy previsto reunirse con el director del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, y mañana se verá con Lagarde en la sede del organismo internacional.

La negociación de la delegación argentina en Washington buscará definir el monto del préstamo, que los analistas sitúan en torno a 30.000 millones de dólares, y también la modalidad del crédito.

Entre las opciones figuran la Línea de Crédito Flexible (FCL), considerado el menos exigente ya que no conlleva condiciones ni revisiones del Fondo para realizar los sucesivos desembolsos; y el Acuerdo Stand-By (SBA), el más habitual, pero que supone una mayor intervención de la institución en las políticas económicas.

La rápida visita de Dujovne sucede solo un día después de que este martes el presidente argentino, Mauricio Macri, anunciase que había iniciado las conversaciones con el Fondo para obtener “apoyo financiero” y evitar así una nueva “crisis” en el país.

“Las condiciones mundiales están cada día más complejas por varios factores: están subiendo las tasas de interés, el petróleo, devaluado monedas de países emergentes, entre otras variables que nosotros no manejamos”, explicó Macri al justificar su decisión.

El anuncio se produjo después de que el peso argentino ahondase su caída frente al dólar estadounidense y no reaccionase ante las medidas del banco central argentino, que llegó a subir las tasas de interés en tres ocasiones en una semana y las situó en el 40 %, para tratar de frenar su depreciación.

(Con DW y El País)

Seja o Primeiro a comentar on "Crisis: ARGENTINA INICIA NEGOCIACIONES EN WASHINGTON PARA UN CRÉDITO DEL FMI"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*