ALBERTO FERNÁNDEZ: DATOS DEL BREXIT, EMPRESAS ESPAÑOLAS Y “CITA” CON UN PSICOANALISTA

Este jueves se verá con empresas españolas con intereses en Argentina. Definiciones y promesas de un canciller. Las charlas del “día libre”

Doce empresarios, a las 21 de Madrid, cenarán este jueves con Alberto Fernández. Del encuentro participarán representantes de las principales firmas españolas que tienen intereses en Argentina: Telefónica, BBVA, Iberia y Santander, entre otros.

La cumbre, organizada contrarreloj por los pedidos de audiencias con el candidato, tendrá tanta o más musculatura económica que la cita que a media mañana programó con Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno español.

El martes, Fernández se reunió 25 minutos con Ana Botín, del grupo Santander. La empresaria se acercó a la sede de la Universidad Camilo José Cela, sobre la calle Almagro, donde el candidato dictó una clase.

Se conocen hace tiempo: desde los los ’90, cuando Fernández como funcionario del BAPRO, participó de las negociaciones -en las que intervino Botín- entre el banco Provincia y el Santander para fundar, a dúo, la AFJP Orígenes.

El speach de la cena, al margen del interés de las empresas por vincularse con quien se perfila como futuro presidente, lo bosquejó, el martes en otra cena, Josep Borrell, canciller español, que iría a ese cargo en la Unión Europea.

Borrell se sumó, sobre la hora, al encuentro que organizó Rebeca Grynspan, de la SEGIB, tras una gira por Estonia, Letonia y Finlandia en busca de apoyos para ser ratificado como Alto Representante de Política Exterior de la UE.

Fernández estuvo acompañado por Marco Enriquez-Ominami, ex candidato a presidente chileno con quien coincidió en el armado del grupo ProgesivaMente, Felipe Solá y Miguel Cuberos, que oficia de “edecán” en la gira madrileña.

Fernández, online con los datos del mercado argentino, trasmitió su preocupación por la caída de la cotización de las acciones de YPF y alertó sobre una “compra hostil”.

“Las nuestras también perdieron”, dijo sobre las acciones de las empresas españolas. El diplomático, que fue ministro de Felipe González, se convirtió en una pieza clave del gabinete de Sánchez y pivotea entre los asuntos externos y la política doméstica.

– ¿Qué pasó hoy en España?- le preguntó a su mujer, Cristina Narbona, fuente privilegiada: es la presidente del PSOE, ex ministra de José Luis Rodríguez Zapatero, que le contó la oferta del partido a Podemos para formar gobierno.

Sánchez tiene hasta el 23 de septiembre para lograrlo. Si para entonces no ocurre, no competiría para el cargo. Sánchez, según circuló en medios españoles, apagó quejas sobre su encuentro con Fernández: hizo trasmitir que será una reunión de trabajo y que se ve con quien quiere.

Esa versión circuló, curiosamente, desde la embajada Argentina en Madrid, que ocupa Ramón Puerta, peronista misionero y amigo de Macri, que intentó un encuentro con Fernández que hasta anoche no se había producido.

En medio de la cena, Borrell recibió un mensaje y lo compartió con los comensales: “Perdió Johnson”. A esa hora, el Parlamento británico, votó para retomar el control de la agenda legislativa, un revés para el Brexit duro que propone Boris Johnson.

Fernández contó, en la cena, detalles de las conversaciones con Mauricio Macri: que el Presidente le cuenta que tomará medidas pero no qué medidas, y que ve con preocupación el avance de la renegociación de la deuda.

“Me dice que está encaminada la negociación con los bancos y los fondos de inversión pero no dice cómo”, relató el candidato. Desde Buenos Aires, el miércoles a media tarde, le avisaron que todavía no recibieron ningún borrador de la “ley Lacunza” de reperfilamiento de deuda.

“EEUU está preocupado por la situación argentina y no saben cómo va a ser la relación con el próximo gobierno” compartió, cordial y correcto, Borrell y prometió que “va a ayudar” a que haya buenas relaciones con la administración Trump.

El viernes, último día de agenda europea, Fernández volará a Lisboa para reunirse con António Costa, primer ministro de Portugal, gestor de un acuerdo con la izquierda clásica y cabeza de un gobierno que ensayó una política anti ajuste.

El “modelo portugués” es para el progresismo europeo, un caso de estudio: un ensayo exitoso. En parte, la visita de Fernández tiene que ver con esa aproximación.

El miércoles, Fernández usó su día libre para encuentros personales. Charló largo con Enrique Bacigalupo, abogado penalista argentino que llegó al máximo tribunal de Justicia español, de quien el candidato se considera discípulo.

Tuvo, además, una conversación con otro argentino radicado en España, que como Bacigalupe emigró en los ’70: el psicoanalista y escritor Jorge Alemán, de uno de los promotores de la escuela lacaniana, un polemista vinculado al peronismo.

En 2017, la figura de intelectual irrumpió en escena porque Cristina Kirchner comentó que mantenía, con él, largas conversaciones sobre política. Alemán, que vive en Madrid, y se conoce hace tiempo con Fernández, lo visitó para tener una charla “de amigos”.

(Com Clarín)

Seja o Primeiro a comentar on "ALBERTO FERNÁNDEZ: DATOS DEL BREXIT, EMPRESAS ESPAÑOLAS Y “CITA” CON UN PSICOANALISTA"

Deixe um comentário

Seu email não será publicado.


*